Un lugar donde encontrar recursos, actividades, materiales, proyectos... para el primer ciclo de EDUCACIÓN INFANTIL

viernes, 5 de febrero de 2016

Verduras de invierno

No sé por qué cuando se hace referencia al huerto, a las plantas… solemos asociarlo con la primavera; pero en invierno también hay verduras y hortalizas, es cierto que muchas menos que en el resto de estaciones, pero podemos seguir haciendo uso de nuestro huerto (sea urbano, escolar u otra modalidad) también en esta estación del año.


Os voy a explicar una serie de actividades que hemos realizado en el aula con niños de 2 a 3 años en relación a las verduras que podemos encontrar en invierno.
En otoño, plantamos nuestras verduras en el huerto, en este caso fueron borrajas (una verdura típica de Aragón) y acelgas. Las observamos y descubrimos que la borraja era diferente en su textura respecto a la acelga porque tiene “pelitos” (similar a la tomatera). A diferencia de en otras estaciones, en invierno casi no hay que regar las plantas y así fuimos observando cómo crecían.




Cuando ya estaban “grandes” y aprovechando que nos encontramos en un entorno rural, realizamos una actividad sensorial en la que tocamos, olimos, manipulamos… las diferentes verduras que nos podemos encontrar en la zona y aprovechamos la ocasión para trabajar conceptos básicos.
También trabajamos la psicomotricidad fina y la fuerza de los dedos, pelando o deshojando algunas de ellas…


muchos / pocos

pequeño / grande

grande / mediano / pequeño




Y aprovechamos esas hojas sobrantes para pintar ellas y observar las diferentes formas que dejaban las hojas al ser estampadas…
video

En un cuento de las estaciones que solemos leer en el aula, nombra a las coles como “las verduras del invierno, porque son verduras congeladas”. Nosotros no teníamos la posibilidad de conseguir coles de hoja, pero sí de Bruselas, así que presentamos coles cocidas y sin cocer para que observaran las diferencias entre unas y otras en cuanto a dureza, textura, olor, color… Las coles sin cocer no olían a nada y cocidas tenían un olor característico. Sin cocer eran duras, cocidas eran tan blandas que se nos deshacían en las manos, el color también cambiaba… Aprovechamos la actividad para presentar las coles en 3 temperaturas diferentes: calientes, templadas y frías y jugamos a reconocer a través del tacto las 3 temperaturas. Después las probamos y también… exploraron.









Laura Estremera

Si te ha gustado, sigue la página de facebook

Puedes leer mi libro CRIANDO de manera gratuita pinchando aquí. Si te interesa en papel, escríbeme a través de facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada