Un lugar donde encontrar recursos, actividades, materiales, proyectos... para el primer ciclo de EDUCACIÓN INFANTIL

domingo, 22 de noviembre de 2015

Proyecto los pollos

Este proyecto comenzó a raíz del otoño. Llevé a clase unas mazorcas de maíz para poder hacer con ellas algunas actividades (ver el maíz y tocarlo, desgranar las mazorcas, hacer bandejas sensoriales de clasificación…puedes verlas pinchando aquí) y mientras desgranábamos las mazorcas, algunos de los niños empezaron a  decir que las gallinas comían maíz. Los niños tienen de 2 a 3 años y estamos en un entorno rural por lo que no es de extrañar que los niños supieran ese dato.


Entonces, una familia, nos trajo un día una gallina, que pasó toda una mañana con nosotros. Los niños la observaron y a la hora de la asamblea, planteamos a estos una serie de preguntas, estos, preguntando en casa, a través de sus conocimientos previos, probando y descubriendo, fueron trayendo sus conocimientos al aula, generando sus hipótesis…


-          ¿Qué comen?
-          ¿Dónde viven?
-          ¿De qué está cubierto su cuerpo?
-          ¿Qué partes tienen?
-          ¿De qué colores son?
-          ¿Qué tipos hay?
-          ¿duermen?
-          ¿pican?
-          ¿De dónde nacen?
-          ¿vuelan?
-          ¿beben agua?

Objetivos:
-          Aprender conceptos básicos: grande/pequeño, dentro/fuera, suave/áspero
-          Cantar nuevas canciones
-          Trabajar en unión familia – escuela.
-          Disfrutar con el trabajo en grupo.
-          Desarrollar habilidades lingüísticas.
-          Conocer características de las aves.
-          Nombrar las partes del cuerpo de las aves
-          Cuidar de seres vivos.
-          Adquirir hábitos de higiene. (lavarse las manos tras tocar los pollos…)
-          Experimentar con diferentes elementos naturales.
-          Probar nuevos sabores y texturas
-          Trabajar la psicomotricidad fina
-          Disfrutar escuchando cuentos.

Entonces las familias comenzaron a traer material, y una familia nos regaló 2 pollitos. Pudimos cuidar de ellos durante unos días hasta que tuvimos que trasladarlos a un lugar más amplio donde vivir.


Los niños fueron los encargados de descubrir qué más comían los pollitos (cada día íbamos dándoles diferentes comidas según nuestro almuerzo, lo que hubiera para comer… También creaban sus propias hipótesis “¿Comen papel?” y comprobaban como los pollos no se lo comían, “¿Comen pan?” Y comprobaban como sí). Vieron en unos pocos días como los pollos crecían y aprendían a saltar y escapar de la caja por ejemplo…



ACTIVIDADES
1.           Observación de la gallina
2.           Damos de comer a la gallina diferentes opciones y comprobamos lo que le gusta.
3.           Observación de los pollos.
4.           Damos de comer y de beber a los animales.
5.           Tocamos los pollos y descubrimos que están calientes y son suaves.
6.           Los niños ponen nombre a los pollos: Pepe para el más grande, Pollito para el más pequeño.
7.           Contamos el cuento “El pollo Pepe” que nos trae una familia, de esta manera descubrimos otras cosas que come el pollo y sus partes del cuerpo.
8.           Realizamos puzles para conocer el nombre de las partes del pollo.


9.           Conocemos la comida del “pollo Pepe”: maíz, cebada y trigo., y le damos a nuestros pollos.


10.        Cantamos una canción sobre los pollitos y sobre la gallina.




11.        Leemos varios cuentos sobre el tema que nos traen los niños



12.        Nos hacemos cosquillas con plumas, descubrimos que caen muy lentamente, que se mueven si las soplamos.

13.        Hacemos una actividad de experimentación con el trigo, el maíz y la cebada y trasvases.





14.        Pelamos huevos duros y nos los comemos. Trabajando de esta manera la psicomotricidad fina, la fuerza de los dedos, descubrimos los colores de estos, su textura, sabor...




 Me hubiera gustado trabajar de alguna manera el ciclo de la gallina, pero no surgió el tema. Por ejemplo cuando tenemos gusanos de seda, los niños van descubriendo y observando el ciclo, pero en este caso, verlo hubiera llevado muchísimo tiempo, aunque hay materiales que nos podrían haber servido (aunque no creo que lo hubieran entendido). 


Los niños disfrutaron mucho de la presencia de los pollitos, lo primero que hacían por las mañanas, era ir a verlos. Todavía hoy, siguen preguntando por ellos. El proyecto duró aproximadamente 2 semanas  y las familias participaron y se involucraron ¡sin ellas no hubiera sido posible!

Si quieres ver más, sigue la página de facebook

Laura Estremera

1 comentario:

  1. me encanta ya qu soy una profesora de prescolar mi primera experiencia

    ResponderEliminar