Un lugar donde encontrar recursos, actividades, materiales, proyectos... para el primer ciclo de EDUCACIÓN INFANTIL

lunes, 5 de octubre de 2015

Actividades de psicomotricidad fina en otoño

Os voy a dejar unas actividades sencillas para trabajar la psicomotricidad fina y además trabajar conceptos con elementos del otoño. Estas actividades las han realizado niños de 2 a 3 años.


Rompemos hojas
Tocamos, manipulamos elementos del otoño: hojas, piñas, castañas…


-Descubrimos que hay piñas grandes y pequeñas, abiertas y cerradas.


-Que hay hojas de diferentes colores y se comportan de manera diferente al apretarlas: las verdes se arrugan, las amarillas suenan un poco y las marrones, suenan y además se rompen.


-Vimos el ciclo de la castaña, nos dimos cuenta de que cuando está verde apenas pincha y que cuando está marrón sí.


-Realizamos series con los elementos del otoño


Después, rompemos las hojas a trocitos trabajando de esta manera la psicomotricidad fina al tiempo que tocan diferentes texturas, perciben el olor de las hojas secas y escuchan su sonido característico.



Mientras rompíamos las hojas, apareció una araña, lo que fue fantástico para poder hablar sobre estas.


¿Qué hicimos después? Limpiar la clase, los niños disfrutaron recogiendo todos los trocitos y utilizando la escoba, de esta forma además pudimos hablar de un oficio: el barrendero y escuchar la canción.

Desgranamos una mazorca


Con esta actividad tan sencilla, trabajamos:
-la atención, tendríais que ver lo concentrados que están en la tarea.
-La pinza de los dedos, al tener que meter cada grano al bote.
- La fuerza de los dedos.
-El lenguaje: maíz, mazorca, grano… conceptos básicos: dentro/ fuera.


Quitamos las pipas de un girasol


En este caso, ya no utilizamos los dedos, sino las pinzas, la tarea es la misma que con el maíz, solo que en esta ocasión, probamos las pipas.



Realizar actividades con elementos naturales, les conecta con el mundo exterior, podríamos trabajar la psicomotricidad fina con plastilina por ejemplo (que también la utilizamos en otras ocasiones) pero ya que disponemos de gran cantidad de recursos naturales que aportan diferente información sensorial al niño, prefiero que estos sean partícipes de conocer su mundo (si ya hubiéramos podido ir a buscar el maíz al campo, el girasol… sería estupendo).  Además les permite entender mejor qué es eso del otoño (no es lo mismo hablar de hojas de otoño, que tocarlas, olerlas, escucharlas…)

Si quieres ver más, sigue la página de facebook

Laura Estremera