Un lugar donde encontrar recursos, actividades, materiales, proyectos... para el primer ciclo de EDUCACIÓN INFANTIL

martes, 9 de septiembre de 2014

Comunicación bimodal en educación infantil

Con mis niños de último curso del primer ciclo, me gusta usar signos junto a determinadas palabras. Es decir, el sistema bimodal (la lengua de signos tiene su propia estructura sintáctica por lo que no nos permite hablar y al mismo tiempo signar utilizándose como refuerzo de la lengua oral.). Todo comenzó el año que empecé a trabajar y una de mis alumnas tenía muchas otitis de repetición y un hermano mayor que se había quedado sordo debido al mismo problema. Entonces, yo daba clases a los niños de 1 a 2 años y me veía en la obligación de hacer todo lo que estuviera en mi mano para que esa niña no perdiera información sobre lo que les contaba en clase, había que buscar una forma alternativa de comunicarme con ella. Como ya tenía algo de idea de lengua de signos, me puse manos a la obra y a seguir aprendiendo... Pronto, todos los niños de la clase hacían signos a la vez de cantábamos y todos se beneficiaban de ellos.
A continuación os expongo un poco de teoría sobre utilizar signos en edades tempranas ya que pueden surgir varias dudas al respecto. También hay un libro muy interesante de Claudia Carter que se llama "Signos para bebés"

POR QUÉ USAR SIGNOS
Los bebés nacen con el deseo de comunicarse pero no con la capacidad de hacerlo. Los músculos que permiten del habla aún no se han desarrollado del todo, lo cual dificulta al bebé utilizar el lenguaje oral. Además el 90% de la información nos llega a través de la visión.
Gracias a los signos los niños tienen una forma de comunicarse de manera precisa. Los signos al  ser, en muchos casos, icónicos son más fáciles de identificar y recordar (sobre todo a esta edad en la que van a aprender gran cantidad de términos abstractos), en comparación a las palabras que son más arbitrarias y carecen de una conexión obvia con lo que expresan.


Debemos tener en cuenta que niños que tienen problemas de audición (sobre todo a problemas debidos a otitis de repetición) a estas edades aún no están diagnosticados, así como los que están resfriados, tienen infecciones de oído, o simplemente niños con problemas de discriminación auditiva, se están perdiendo información continuamente, es cuestión de sentido común ofrecer un sistema aumentativo que supla estas dificultades que nos encontramos en el aula día a día y más si tenemos en cuenta que el período de desarrollo rápido del lenguaje se sitúa entre los 0 y los 3 años.

Debido a estas razones, surge en EE UU en los años 80, un movimiento que consiste en la utilización de la lengua de signos en bebés oyentes (Baby signs)  aunque a diferencia de nuestro trabajo, estos están centrados en una enseñanza a niños más pequeños y casi exclusivamente en el desarrollo de la expresión más que en la comprensión.
-           
BENEFICIOS DE USAR SIGNOS
Acredolo y Groodwyn, establecieron una serie de beneficios que ofrece la  enseñanza de signos en niños oyentes: reduce la frustración, puesto que los niños pueden ser comprendidos con mayor dificultad; aumenta la confianza y el amor propio del niño; un puente hacia el aprendizaje del lenguaje; estimula el desarrollo intelectual, en un estudio del instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano al comparar bebés que signaban de los que no lo hacían en un estudio longitudinal, demostraron que los bebés que saben lengua de signos tienen un cerebro más desarrollado que la media, obteniendo mejores resultados en los test de inteligencia; fomenta el vínculo entre padres y bebés.
http://atendiendonecesidades.blogspot.com.es/2012/11/sistemas-alternativos-de-comunicacion.html


POSIBLES MIEDOS A LA HORA DE USAR SIGNOS
Una de las mayores dudas que pueden surgir a la hora de usar signos para estimular el lenguaje oral sea que realmente beneficie y no ralentice o perjudique el aprendizaje del lenguaje debido a que tienen ya un sistema que les permite comunicarse. En una investigación de Acredolo y Groodwyn, llevada a cabo de la Universidad de california, descubrieron que el uso de signos acelera el proceso del habla. Un grupo de niños al que enseñaron signos fue comparado con dos grupos de niños de las mismas regiones geográficas que no habían usado signos. El desarrollo verbal de cada niño fue seguido desde los 11 a los 36 meses. En comparación, los bebés que usaban signos demostraron una capacidad verbal más avanzada que los niños que no los habían usado. Los niños que usaron signos presentaron mejores resultados en los test tanto en comprensión como en expresión.

Cuándo los niños ya son capaces de decir palabras, les resulta más fácil aprender a decir nuevas palabras que aprender nuevos signos, puesto que supone un mayor cansancio.

Si te ha gustado, sigue la página de facebook

Laura Estremera


No hay comentarios:

Publicar un comentario